El caso de Cecil puede ayudar a los animales. Aquí está el porqué

2070903w645

Mataron a un animal famoso y todo el mundo está hablando de ello.

Lo que debemos preguntarnos es: ¿cómo podemos usar esta oportunidad excepcional para ayudar a los animales?

Como activistas, nuestro objetivo es dar a conocer la situación de todos los animales. La preocupación de la sociedad por el caso de Cecil es una oportunidad excelente para hacerlo. Quienes se encuentran conmovidos por el sufrimiento de un animal están más abiertos a considerar el sufrimiento de otros.

11169859_10206641058967710_6222035282512162998_n
Hay muchos animales tan sintientes como Cecil que sufren y mueren en las granjas industriales. Ellos quieren vivir felizmente como nosotros, y todos podemos hacer algo para cambiar su situación y ayudarlos. Hablemos de eso.

No debemos desperdiciar esta oportunidad limitándonos a escribir mensajes de odio hacia los cazadores. La mayoría de la sociedad ya está indignada con la caza y se está ocupando de repudiarla.

Sé que es difícil dejar el odio de lado. A medida que fue incrementando mi preocupación por los animales, más me empezaron a conmover todos los casos de violencia hacia ellos. Y eso me hacía perder el control.

Pero el odio nos hace peores activistas:

  • Nos hace más agresivos, y eso puede espantar y alejar a la gente que queremos convencer.
  • Además, hace que nos concentremos en la venganza, en vez de concentrarnos en cuáles son las mejores formas de ayudar a otros.
  • Nos enceguece, lo cual hace que tomemos peores decisiones y que no podamos comprender cómo piensan otros.
¿Cómo queremos que sean vistos los activistas por los animales? ¿Como personas vengativas y violentas o como personas racionales, empáticas y enfocadas en ayudar a otros?

Recordemos que lo que realmente importa es ayudar a los animales. Ellos necesitan que aprendamos a controlar nuestro odio y que lo transformemos en pensamientos y acciones estratégicas y eficaces.

Usemos esta oportunidad para expandir el círculo de consideración moral y hacerle entender a otros que no hay ninguna diferencia entre los animales que se hacen famosos y aquellos que padecen en granjas industriales.

Sería muy bueno que vayamos a sitios donde se comente el caso de Cecil y dejemos un mensaje respetuoso y fuerte que informe sobre lo mucho que sufren otros animales y de qué formas se los puede ayudar.
Todos somos Cecil, y la mejor forma de expresar esto es con determinación, empatía y racionalidad. No con insultos y deseos de muerte.

Si quieres ayudar a los animales eficazmente, te recomiendo la serie de textos sobre activismo animal eficaz.
Ver también:

¿Qué es ganar para donar?

Ganar para donar es una estrategia que usan ciertos altruistas eficaces para tener un gran impacto en el mundo. 1 Wikipedia, Earning to give. Esta estrategia consiste en

  • Perseguir carreras y trabajos que permitan ganar mucho dinero.
  • Donar una porción significativa de ese dinero a las organizaciones de beneficencia y proyectos que más puedan ayudar a otros.

¿Cuáles son las ventajas de ganar para donar?

  • Los altruistas eficaces que siguen esta estrategia pueden donar miles de dólares al año, los cuales se pueden usar para salvar vidas, desparasitar niños, ayudar a los animales o financiar proyectos de investigación.
deworm_logo
Organizaciones como Deworm the World Intiative son financiadas por personas que ganan para donar.
  • El sueldo de una persona que gana para donar también puede usarse para que una organización de beneficencia contrate a varios empleados. Es por eso que quienes son capaces de ganar mucho dinero pueden terminar teniendo un mayor impacto positivo si se dedican a juntar dinero y lo donan a una organización en vez de trabajar directamente para ella.
ACE-logo
Animal Charity Evaluators 2 Animal Charity Evaluators. también es parcialmente financiada por personas que ganan para donar. Escribimos una serie de textos sobre activismo animal eficaz basada en ideas de Animal Charity Evaluators, y te invitamos a revisarla si queres ayudar a los animales.
  • Quienes ganan para donar pueden redirigir su dinero a las causas y proyectos que más lo necesiten. Es una estrategia flexible que da la libertad de decidir qué proyectos apoyar.

¿Acaso el altruismo eficaz se trata de ganar para donar?

Muchos piensan que el altruismo eficaz consiste solo en ganar dinero para donarlo, pero esto no es así. 3 80,000 Hours thinks that only a small proportion of people should earn to give long term.

La mayoría de los altruistas eficaces emplean otro tipo de estrategias tales como hacer difusión, realizar investigaciones o tener un impacto directo trabajando para una organización.

¿Acaso todos deberíamos ganar para donar si queremos maximizar nuestro impacto?

¡Para nada! Esta estrategia no se adapta a las habilidades y preferencias de todos. Hay muchas personas que pueden ayudar más si usan otra estrategia.

Alguien talentoso haciendo difusión podría convencer a muchas personas de que se comprometan con causas altruistas. Eso podría tener mayor impacto que las donaciones de alguien que se dedica a ganar para donar.

Singer
Peter Singer inspiró a miles de personas a que dediquen su vida a causas altruistas tales como la pobreza mundial y el sufrimiento animal. Nunca podría haber tenido ese impacto si se hubiese dedicado a ganar dinero para donarlo.

Y no es necesario ser tan populares como Peter Singer o Gary Francione para tener un gran impacto con nuestra difusión. Algunos activistas tienen un impacto lo suficientemente grande como para justificar que se dediquen exclusivamente a eso. Otros quizás deban adoptar otra estrategia si quieren maximizar su impacto.

11666061_10206072761991015_4500172132138941025_n
Lisa Shapiro fue una activista por los animales que hizo que cientos de personas se comprometieran con la causa. Era tan buena y apasionada en lo que hacía que su legado ha inspirado a muchos activistas. Es excelente que personas como Lisa se dediquen a la difusión.

También hay trabajos que requieren muchísima habilidad y motivación. Quienes tengan esas cualidades deberían trabajar para una organización de beneficencia o dedicarse a las ciencias en vez de ganar para donar, ya que sus capacidades son muy valiosas y no se pueden reemplazar fácilmente.

Norman Bourlag nunca gano demasiado dinero, pero sus descubrimientos cientificos salvaron millones de vidas.
Norman Borlaug nunca gano demasiado dinero, pero sus descubrimientos científicos salvaron millones de vidas. 4 Carl Shulman, High impact science.

Cada altruista eficaz debería evaluar sus habilidades y elegir con base en eso. Recomendamos discutir estos temas junto a otros altruistas.

¿Quiénes podrían ganar para donar?

Aquellos que:
  • Tengan una capacidad inusualmente alta para ganar dinero.
  • Quieran conservar la flexibilidad de elegir qué causas apoyar en cualquier momento.
  • No necesiten estar directamente involucrados con la beneficencia para permanecer motivados.

¿Cuándo debemos ganar para donar?

En general, es conveniente avanzar nuestros estudios, aprender nuevas habilidades y expandir nuestra red profesional mientras somos jóvenes.

Esto suele ser mejor ya que nos permite incrementar nuestra capacidad para ganar dinero en el futuro, lo cual justifica el costo de esperar para tener un impacto.

Es recomendable que quienes quieran seguir ese camino se acostumbren a donar al menos un poco ahora ya que hacerlo es motivador, hace que la donación se transforme en un hábito y nos incita a contactar a otros altruistas con los cuales investigar estos temas.

¿Cómo son los altruistas eficaces que ganan para donar?

Jeff Kaufman y Julia Wise son dos altruistas eficaces que ganan para donar.

jeff-and-julia-kaufman-800x532

Jeff es un ingeniero de software en Google y Julia es una trabajadora social. Decidieron donar alrededor del 50% de sus ingresos para ayudar a otros. 5 Jeff Kaufman, Donation report.

Julia dice: 6 Bolder Giving, Julia Wise and Jeff Kaufman.

La pregunta no es cuánto debo dar, sino con cuánto debo quedarme. Pienso que mi dinero pertenece a quien más lo necesita: cada dólar que gasto es un dólar que no está en las manos de alguien que lo necesita más que yo. Siempre me sentí de esta forma.

Tuve la suerte de encontrar a alguien que piensa similar respecto a dar. A Jeff y a mí nos importa mucho mejorar el mundo, y nos casamos en el 2009.

Estamos muy impresionados por la calidad de las evaluaciones realizadas por GiveWell, 7 GiveWell. y usamos sus recomendaciones para decidir a donde donar. Dado que algunas caridades hacen mucho más bien que otras, queremos encontrar y usar la mejor evidencia que podamos.

Cuando las personas consideren cómo pueden apoyar causas importantes, espero que consideren ganar más dinero y no simplemente gastar menos.

A lo largo de nuestras vidas, esperamos salvar cientos de vidas y mejorar muchas más por medio de nuestras donaciones. ¡Es una oportunidad increíble!

Jeff y Julia hablan de sus donaciones y de su vida por medio de blogs y publicaciones porque entienden que hacerlo es una forma excelente de inspirar a otros. 8 John M. Darley & Russell H. Fazio (1980), ‘Expectancy Confirmation Processes Arising in the Social Interaction Sequence‘, American Psychologist 35 (10): 867-881. 9 Bruno S. Frey & Stephan Meier (2004), ‘Social Comparisons and Pro-social Behavior: Testing ‘Conditional Cooperation’ in a Field Experiment‘, The American Economic Review 94 (5): 1717-1722.

No solo ya salvaron vidas y ayudaron a muchos, sino que además lograron que otros comprendan lo que significa ganar para donar. Ellos forman parte de la comunidad de altruistas eficaces y entusiasman a otros con su ejemplo.

Necesitamos más altruistas eficaces que ganen para donar, que investiguen, que se dediquen a la difusión, a la política, a la educación y a muchas cosas más. Todos pueden ser muy importantes a la hora de cambiar el mundo.

Ver también:

Notas y referencias   [ + ]

1. Wikipedia, Earning to give.
2. Animal Charity Evaluators.
3. 80,000 Hours thinks that only a small proportion of people should earn to give long term.
4. Carl Shulman, High impact science.
5. Jeff Kaufman, Donation report.
6. Bolder Giving, Julia Wise and Jeff Kaufman.
7. GiveWell.
8. John M. Darley & Russell H. Fazio (1980), ‘Expectancy Confirmation Processes Arising in the Social Interaction Sequence‘, American Psychologist 35 (10): 867-881.
9. Bruno S. Frey & Stephan Meier (2004), ‘Social Comparisons and Pro-social Behavior: Testing ‘Conditional Cooperation’ in a Field Experiment‘, The American Economic Review 94 (5): 1717-1722.

¿Estatus social o intervenciones eficaces?

1335527327874

En un grupo de activistas por los animales, cada miembro se ve presionado a destacarse y llamar la atención para ser reconocido y ganar estatus social.

Los activistas quieren ayudar a los animales y quedar bien con su grupo. Y lo problemático es que muchos sacrifican su capacidad de ayudar a los animales con tal de ser bien vistos.

Si nos enfocamos demasiado en ser vistos como héroes podemos llegar a olvidar que lo que realmente importa es ayudar a los animales.
¿Hasta qué punto la búsqueda de estatus puede perjudicar a los animales?

Podemos imaginarnos que al principio todos los activistas son muy calmados hasta que uno de ellos se arriesga a agarrar un megáfono y hablarle al público con convicción.

Ese activista tomó un riesgo. Se expuso, y por haber tenido el coraje de hacerlo es considerado como un héroe que está realmente comprometido con la causa.

Y aquí las cosas se empiezan a poner difíciles, ya que muchos otros también quieren llamar la atención para ser vistos como héroes.

Es así como se puede inaugurar una competencia por quién puede realizar el acto más vistoso y los mayores sacrificios en nombre de la causa:

  • Después del activista del megáfono, puede surgir otro grupo de activistas que decide ir a la plaza pública más notoria de su país y hacer un simulacro de la experimentación animal.

AnimalTesting1

  • Otra forma de demostrar compromiso es pasar la mayor parte de nuestro tiempo criticando a quienes son “menos veganos”.
  • Los activistas pueden llegar a marcarse a sí mismos con metal caliente como si fuesen víctimas de la explotación.

25

  • El activista más valiente es el que pone en riesgo su salud del modo más radical, ya sea con una huelga de hambre o con otro tipo de actos que impliquen la posible muerte de la persona.

Y a esta altura, creo que ya se dieron cuenta de lo que sucede.

Quizás muchas de estas actividades y acciones llamativas que mencioné pueden ser útiles y eficaces. Y quizás los activistas que las realizan tienen deseos muy genuinos de ayudar a los animales.
Pero lo cierto es que aún no disponemos de demasiadas evidencias o razonamientos fuertes para probar que sean efectivas a la hora de ayudar a los animales. En algunos casos, estas acciones se realizan porque los activistas están parcialmente motivados por su deseo de ser reconocidos o porque no son lo suficientemente curiosos.

El deseo de ser reconocidos nos lleva a hacer cosas llamativas que quizás terminan perjudicando a los animales. Y lo realmente problemático es que hacer cosas llamativas beneficia a cada activista individual que las hace.

Ganar estatus social mejora la vida de cualquiera al darle el amor y el respeto de sus pares. Pero si la forma que usamos para ganar estatus implica tirarnos pintura roja y hacer que nos marquen con metal caliente, quizás podemos estar perjudicando a los animales en el proceso. Como mínimo, si nos importan los animales deberíamos ser muy curiosos respecto a esa posibilidad.

Todos nos vemos llevados a hacer acciones llamativas y a suspender nuestra curiosidad. Una vez que la carrera por estatus ha comenzado, el individuo que decida mantenerse al margen puede verse perjudicado. Quienes son “moderados” pueden ser vistos como activistas que no están lo suficientemente comprometidos.

Así es como los incentivos sociales están dados para premiar acciones extremas que pueden dañar a los animales, o que están lejos de ser las óptimas.

Y todo esto no significa que los veganos sean peores que los miembros de otros movimientos sociales. El problema está en que tenemos cerebros irracionales que están hechos para obsesionarse con obtener estatus social.

Si fuésemos una especie animal a la cual le vuelven a crecer los miembros, quizás algunos activistas se mutilarían en las plazas públicas y lanzarían su sangre y partes de su cuerpo por todos lados. Quizás hasta sería algo común.

“Hey, si no estás dispuesto a arrancarte un brazo en público, no eres un gran activista”.
Es fácil pararnos desde afuera y decir “¡es obvio que solo hay que hacer actividades eficaces y no marcarse en público o arrancarse brazos sin antes evaluar muy detenidamente si eso ayuda a los animales!”
Pero debemos recordar que todos estamos bajo la influencia de muchos incentivos sociales. Las acciones extremas benefician a quienes las hacen, y quienes no las hacen pueden estar en desventaja social.

Algo que afortunadamente le ha puesto límites a este problema es el surgimiento de una corriente de activistas y organizaciones comprometidas con ayudar a los animales de la forma más eficaz posible.

Si todos valoramos la investigación y aprendemos a apreciar más las acciones eficaces, podemos hacer que la situación se mejore sustancialmente.

El problema es que esta forma de ver las cosas no es intuitiva para el funcionamiento de nuestros cerebros. Los humanos naturalmente consideran las acciones más llamativas y arriesgadas como un signo de que alguien está comprometido con una causa. Lamentablemente, las acciones más útiles para los animales no suelen ser ni llamativas ni arriesgadas; son intervenciones tales como repartir panfletos o hacer publicidades online.

Ojalá las acciones más llamativas y que le dan más prestigio a los activistas fuesen las mismas que más ayudan a los animales. Pero en la realidad suele ocurrir lo opuesto.

Sin embargo, es posible que algunas acciones llamativas sean a la vez muy eficaces. Pero debemos ser muy atentos y honestos a la hora de evaluarlas.

Mi intencion no es desprestigiar las actividades llamativas. Hay algunos motivos para creer que pueden ser útiles, como su capacidad para volverse controversiales y virales, y creo que ciertas intervenciones llamativas como las protestas tienen un potencial altisimo si son bien ejecutadas.

El problema es que las desventajas de las actividades llamativas también pueden ser notables, y deberíamos pensar más en el tema para determinar si valen la pena y cómo realizarlas de la mejor forma. Y algunos de los activistas que hacen ese tipo de actividades no lo han pensado.

Lo importante es fomentar la curiosidad y pensar qué es lo que motiva a los activistas. Tengamos en cuenta esta lógica de los grupos, según la cual hay incentivos sociales fuertes que premian el odio hacia quienes no pertenecen a la tribu y las acciones extremas por sobre otro tipo de acciones menos llamativas pero que probablemente sean mas útiles para los animales.

Que el deseo de ser queridos por nuestro grupo no ocupe todo nuestro pensamiento y nos lleve a anular nuestra curiosidad respecto a si las acciones que realizamos ayudan o perjudican a los animales.

No digo que buscar estatus social sea malo, pero debería ser un objetivo secundario. Lo más importante siempre es ayudar a los animales. Por eso, antes de realizar una acción, preguntémonos:

¿Por qué vamos a hacer esto? ¿Qué es lo que nos está motivando? ¿Acaso hay evidencias o razonamientos que lo respalden? ¿Realmente creemos que esto que estamos por hacer va a ayudar a los animales?

Si nos hicimos estas preguntas y seguimos pensando que la acción llamativa que queríamos hacer puede ayudar a los animales, entonces hagámosla. Pero primero tenemos que hacernos esas preguntas porque nuestros cerebros no vienen preparados para ser eficaces, sino para buscar el afecto de otros humanos.

Si quieres ayudar a los animales eficazmente, te recomiendo la serie de textos sobre activismo animal eficaz.
Ver también:

Hablemos públicamente de nuestros actos caritativos

helping-hands2

Muchos ocultamos nuestros actos caritativos en vez de promocionarlos. Y al ocultarlos, estamos pasando por alto una gran oportunidad para multiplicar nuestro impacto.

Hay un motivo importante por el cual deberíamos hablar de nuestros actos caritativos: al hacerlo logramos que más personas se vean inclinadas a donar y ayudar a otros. 1 John M. Darley and Russell H. Fazio. “Expectancy Confirmation Processes Arising in the Social Interaction Sequence”. 1980. American Psychologist 35 (10): 867-881. 2 Bruno S. Frey and Stephan Meier. 2004. “Social Comparisons and Pro-social Behavior: Testing ‘Conditional Cooperation’ in a Field Experiment”. The American Economic Review 94 (5): 1717-1722. 3 Rachel Croson and Jen Shang. 2008. “The Impact of Downward Social Information on Contribution Decisions”. Experimental Economics 11: 221-233. 4 Jen Shang and Rachel Croson. Forthcoming. “Field Experiments in Charitable Contribution: The Impact of Social Influence on the Voluntary Provision of Public Goods”. The Economic Journal.

Hablar de las causas que nos importan y de lo que hacemos por ellas puede inspirar a otras personas. A medida que ayudar sea visto como algo común, más personas lo harán.

Si cada uno de nosotros logra inspirar tan solo a otra persona, nuestro impacto en el mundo se puede duplicar. Incluso bajo cálculos conservadores, parece probable que hablar sobre nuestros actos altruistas pueda llegar a ser casi tan importante como los actos altruistas en sí mismos.

Acabemos con la idea de que los actos altruistas deben ser ocultados.

Quizás muchos evitan hablar de sus donaciones porque temen que sus motivos parezcan sospechosos. Puede parecer que quien ayuda a otros y lo promociona simplemente está motivado por su necesidad de ser visto como una buena persona.

Pero deberíamos entender que en realidad dar en privado puede ser lo sospechoso, ya que si realmente nos importa la causa por la cual trabajamos vamos a querer hablar de ella, hacerle saber a otros nuestros motivos e incentivarlos a que colaboren.

De hecho, es común que quienes donan en privado le cuenten lo que hacen a unas pocas personas, quizás para ser vistos como altruistas desinteresados que no buscan reconocimiento.

Tenemos que entender esto: anunciar nuestros actos caritativos no se trata de buscar reconocimiento. Se trata de incrementar nuestro impacto positivo en la realidad y contar quiénes somos.

Aquí hay otros beneficios de hablar públicamente sobre la filantropía:

  •  Nos ayuda a conocer a otros altruistas de todas partes del mundo.
  • A medida que nuestra red de contactos altruistas se expande, podemos organizar intervenciones eficaces y grandes proyectos.
  • Estar en contacto con otras personas incrementa nuestra motivación.

Claro que no es razonable hablar de esto todo el tiempo, pero es muy positivo que lo hagamos en las redes sociales. Contemos lo que hacemos para ayudar a otros, ya sea que se trate de donar, hacer activismo en las calles o trabajar para organizaciones.

11336987_666086676824333_2409959984063683047_o
Foto de Animal Libre Argentina. Ciertos grupos de activistas comparten fotos de sus actividades por internet, lo cual inspira a muchas personas y multiplica el impacto de las intervenciones.

El altruismo es una parte fundamental de la vida de muchas personas. A medida que toda la sociedad entienda a esto, más serán las personas dedicadas a ayudar a otros.

Por mi parte, creo que no me habría dedicado a esto si no hubiese leído las historias de muchos altruistas eficaces. Me motivaron para que me comprometa con tener un impacto positivo en el mundo.

Lee nuestro texto sobre el Altruismo Eficaz para saber más sobre cómo puedes ayudar a otros.

Ver también:

Notas y referencias   [ + ]

1. John M. Darley and Russell H. Fazio. “Expectancy Confirmation Processes Arising in the Social Interaction Sequence”. 1980. American Psychologist 35 (10): 867-881.
2. Bruno S. Frey and Stephan Meier. 2004. “Social Comparisons and Pro-social Behavior: Testing ‘Conditional Cooperation’ in a Field Experiment”. The American Economic Review 94 (5): 1717-1722.
3. Rachel Croson and Jen Shang. 2008. “The Impact of Downward Social Information on Contribution Decisions”. Experimental Economics 11: 221-233.
4. Jen Shang and Rachel Croson. Forthcoming. “Field Experiments in Charitable Contribution: The Impact of Social Influence on the Voluntary Provision of Public Goods”. The Economic Journal.

Protegiendo el futuro de los chicos (DtWI)

DTW_Kisii_V3_StephanieSkinner_03

Padma y Vasanta son dos niños que pertenecen a una familia pobre de la India. Les faltan muchas cosas, pero llevan una vida feliz. Sus padres los aman y hacen todo lo que pueden para darles la comida y la educación que necesitan.

Padma perdió a su mejor amiga a causa de la malaria, y desde entonces quiere ser médica y hacer todo lo posible por erradicarla. Su pasión por cambiar el mundo es muy grande y pura. Vasanta, por otro lado, es más reflexivo y aún no sabe qué hacer con su vida. Él simplemente simpatiza con el entusiasmo de su hermana y la admira.

Aquí hay un gran futuro.

Estos son chicos que pueden crecer y ser profesionales dedicados a ayudar a otros. Y a pesar de que les falten muchas cosas, su familia está comprometida a darles todo lo necesario para que crezcan. El trabajo y el afecto de sus padres son los responsables de que nunca les falte un buen plato de legumbres y cereales.

Pero de repente, todo empieza a fallar.

Se sienten débiles. Su rendimiento escolar disminuye. No pueden pensar bien. Ya no son felices y pronto tendrán que dejar de asistir a la escuela. Si esto sigue por mucho más tiempo, su crecimiento y su futuro estarán en serio riesgo.

¿Cuál es el problema? Parásitos intestinales que drenan los nutrientes de todo lo que comen. Algo muy común y que puede apagar el futuro de los jóvenes en edad escolar.

Y lo peor es que los padres no entienden lo que sucede y no saben cómo actuar. Pueden amar a sus hijos y trabajar arduamente para cuidarlos, pero sin conocimiento y sin asistencia, no pueden librarlos de este problema.

Pero nosotros sí tenemos conocimiento, y podemos acceder a él.

¿Cuánto pagaríamos por ayudar a Padma y Vasanta?

¿Sabían que podemos librarlos de este problema por menos de un dólar?


Deworm the World Initiative (DtWI) es una organización que se dedica a desparasitar chicos de India. Según Givewell, DtWI es uno de los organismos de beneficencia más eficaces del mundo, lo cual indica que el impacto de sus acciones está respaldado fuertemente por evidencias y razonamientos. 1 GiveWell, Top Charities.

DtWI se ocupa de:

  • Trabajar con gobiernos para implementar programas efectivos de desparasitación a largo plazo.
  • Concientizar y movilizar a las personas.
  • Analizar el panorama con expertos en epidemología para hacer intervenciones estratégicas en las zonas donde haya mayor riesgo de infecciones.
  • Evaluar constantemente el impacto de sus acciones para mejorarlas.

Deworm

Es por esto que pueden tratar a cada chico por menos de medio dólar. 2 Evidence Action, Deworm the World Initiative. Esta afirmación está respaldada por GiveWell, que afirma en su análisis exhaustivo que DtWI logra tratar a cada chico por aproximadamente 0.30 USD. 3 GiveWell, Deworm the World Initiative (DtWI).

Los parásitos privan a los chicos de los nutrientes que necesitan para crecer y desarrollar sus cerebros. Es muy importante erradicarlos para garantizar que los chicos tengan un buen futuro.

Según la evidencia, los programas de desparasitación…

  • Aumentan significativamente las ganancias futuras y la productividad de los chicos que reciben el tratamiento. 6 Disease and Development: Evidence from Hookworm Eradication in the American South. 7 Worms at Work: Long-Run Impacts of Child Health Gains.

Más información aquí. 10 GiveWell, Combination Deworming.

DtWI brinda más que ayuda inmediata. Su colaboración constante con gobiernos y su enfoque en establecer medidas eficaces contribuyen a generar soluciones a largo plazo.

DtWI no representa solo la asistencia inmediata; es parte de un cambio sistémico que permitirá solucionar el tema de los parásitos permanentemente.
DTW_Vihiga_V1_StephanieSkinner_02BW
Estas intervenciones funcionan bien y son tan económicas que pueden proteger el futuro de 6 chicos por el mismo precio que un café en Starbucks.
¿Cuánto dinero podemos dar por chicos como Padma y Vasanta?

Para las personas con deudas o problemas económicos, la respuesta es “nada”. Pero hay otras personas que sí están en condiciones de ayudar a otros sin que ello resulte en un perjuicio para ellos.

Si todos donáramos los tres dólares correspondientes a una taza de café, este problema estaría completamente solucionado. No solo en la India, sino en todo el mundo.

Considera hacer una donación a DtWI y compartir este artículo y nuestra página de Facebook. Vamos a seguir escribiendo sobre las mejores organizaciones y oportunidades para tener un gran impacto positivo en el mundo.

Lee nuestro texto sobre el Altruismo Eficaz para saber más sobre cómo puedes ayudar a otros.

Recordemos que siempre tenemos la opción de ayudar a otros sin que eso represente un gran sacrificio en nuestras vidas.

Ver también:

Notas y referencias   [ + ]

¿Cómo hacer que nuestros grupos tomen mejores decisiones?

Foto de Chelsea Marshall
Foto de Farm Sanctuary, por Chelsea Marshall

Cuando un grupo se enfrenta a un problema complejo, sus integrantes no tardan en ofrecer soluciones. De hecho, parece que mientras más complejo es el problema, más rápido llegan las respuestas.

No es raro que un grupo crea que puede resolver problemas complejos de coordinación, optimización y activismo eficaz ofreciendo soluciones que pensaron en menos de 10 segundos.

Y esto es realmente negativo:

  • La solución fue elaborada en muy poco tiempo, por lo cual es probable que no sea la óptima y que haya sido elaborada sin tener en cuenta toda la evidencia disponible.
  • Una vez que un miembro del grupo menciona una solución, se identifica con ella y la defiende como si su estatus social dependiera de ello, lo cual complica el análisis.
  • La solución mencionada dificulta la capacidad del grupo para pensar en otras mejores.

Debemos respetar a las personas, y no las creencias. Nuestro objetivo debe ser buscar la verdad y descartar creencias inútiles. El problema con eso es que las personas se identifican con sus creencias, sobre todo si las mencionaron frente a otros. De modo tal que si destruimos la creencia bruscamente, es muy probable que la persona se sienta ofendida.

Al refutar a alguien, puede parecer que insinuamos que la persona no sabe pensar y es tonta. Por eso muchos defienden sus creencias incansablemente, a fin de no ser vistos como tontos o inferiores a quien los corrigió.

Cuando los miembros de un grupo dan soluciones rápidas a problemas complejos, se encariñan con su respuesta y la defienden más de lo que está justificado por la evidencia.

Otro problema es que si la solución propuesta es decente, todo el grupo puede aceptarla rápidamente. Pero que una solución sea buena no significa que sea óptima.

Para mejorar la toma de decisiones en grupo, recomiendo lo siguiente:

  • Discutir en grupo las características y detalles del problema, a fin de que todos sean conscientes de la evidencia disponible y puedan pensar a partir de ella.
  • Empezar a ofrecer soluciones solo cuando se hayan discutido todos los aspectos del problema.
  • Que quede en claro que es completamente aceptable cambiar de ideas. Quien está dispuesto a dejar una idea que propuso está siendo racional. Es algo positivo, no un signo de debilidad.
  • Cada vez que nuestro cerebro genere una respuesta intuitiva, tomemos un momento para considerar lo opuesto y pensar todos los motivos por los cuáles nuestra idea puede ser falsa. Es especialmente importante que hagamos esto cuando se trata de un problema serio. ¡Curiosidad!
  • Muchas veces la otra persona no sabe presentar bien su posición y es fácil refutarla. Si realmente nos interesa la verdad, pensemos en fortalecer la posición de la persona con la que estamos debatiendo. Solo vamos a poder probar la fuerza de nuestra posición si tenemos en cuenta la mejor versión posible de los argumentos en contra.
Se llama “hombre de paja” a la falacia que consiste en empeorar los argumentos de la otra persona y ridiculizarlos, para luego poder destruirlos fácilmente. Alguien racional tiende a hacer exactamente lo opuesto: un “hombre de acero”. Para poder hacerlo, tenemos que ver al debate como una colaboración hacia la verdad, no una lucha entre clanes.

Es muy importante que los grupos mejoren progresivamente su capacidad para tomar decisiones. Si el grupo se dedica a tareas altruistas, una mejora en la toma de decisiones puede resultar en intervenciones más eficaces, lo cual contribuye a concientizar al público y salvar vidas.

Si te interesa saber más sobre la eficacia y la racionalidad de los grupos, lee:

Ya que estás aquí, deberías revisar y compartir los textos que escribí sobre activismo animal eficaz. Están basados en las mejores investigaciones de grupos como Animal Charity Evaluators y The Humane League, y en muchos estudios de psicología.

También deberías seguir nuestra página de Facebook.

El odio en los activistas

Entramos a Facebook y solo vemos publicaciones sobre veganismo y altruismo. Estos temas ya nos parecen tan obvios que a veces no entendemos cómo otros no los comprenden. Al rato vemos que alguien dice algo insensible sobre los animales, y estallamos…

Pero más del 95% de la humanidad desconoce nuestros argumentos y se mueve por círculos sociales completamente diferentes. Cuando abren Facebook ven algo muy distinto a lo que vemos nosotros. Lo que es obvio para ellos no es obvio para nosotros.

Entonces podemos pensar: “El tema de los animales es muy importante. Todos los días tratamos con ellos y los vemos asesinados. ¿Cómo puede ser que otros no piensen en algo que está tan presente? ¿Acaso son imbéciles?”

Pero la física es un tema incluso más común que los animales. Todos los días tratamos con objetos. A pesar de eso, más del 90% de la humanidad no entiende los aspectos más básicos de la física clásica. Ciertamente la mayoría de quienes leen esto no los comprenden, y sería muy fácil demostrarlo con alguna pregunta.

Supongamos que alguien pone sus manos a la misma altura. En una de ellas tiene un arma apuntando en línea recta hacia adelante, y en la otra una piedra. La persona dispara el arma al mismo tiempo que deja caer la piedra. Asumiendo que no hay nada que detenga la trayectoria de la bala… ¿Qué tocara primero el suelo, la bala o la piedra?

Si piensan que la fuerza con la que sale la bala de algún modo cambia la velocidad en la que cae, entonces lo siento, no lo entienden. La bala y la piedra tocarán el suelo prácticamente al mismo tiempo.

La mayoría de ustedes no entienden las cuestiones más básicas de cómo se mueven los cuerpos, a pesar de tratar con ellos todos los días. ¿Acaso son imbéciles?

No, para nada. Realmente no lo son. Simplemente no pensaron lo suficiente en el tema. Pero quizás un físico sí piense que son imbéciles. Y se estaría equivocando del mismo modo que nosostros nos equivocamos cuando pensamos que un especista es imbécil.

Casi todos tenemos la inteligencia suficiente para comprender temas importantes. Así que si nos sorprendemos cuando alguien no entiende algo importante, debemos tener en cuenta que:

  • Seguramente no pensó lo suficiente en ese tema por varios motivos.
  • Estamos subestimando cuán obvio es el tema para otros.

O quizás…

Hay algo más que puede estar sucediendo, pero no es agradable hablar de ello. Sin embargo, me parece útil que lo pensemos.

Consideremos que quizás, en cierto nivel, nos viene bien que otros no entiendan el tema, ya que nos permite decir que son malvados y estúpidos. ¿Y por qué querríamos hacer eso?

Para quedar bien con nuestro grupo de pertenencia, claro.

Cierto físico misántropo se puede juntar con sus amigos y decir “no entiendo cómo los imbéciles no comprenden física newtoniana” y obtiene la aprobación y el aprecio de sus colegas. Un vegano se puede juntar con sus amigos y decir “no entiendo como el resto de la sociedad puede ser tan especista, estúpida y malvada” e igualmente consigue la aprobación de sus colegas. Demostrar odio hacia otros es una forma eficiente de conseguir reconocimiento y apreciación.

Todo esto se trata de estatus e incentivos sociales. Los grupos recompensan el odio hacia quienes no pertenecen a él. El odio hace que el grupo se una para combatir al enemigo.

Pero el odio hacia otros también nos lleva a elaborar modelos psicológicos imprecisos sobre cómo piensan nuestros “rivales”. Nos lleva a ignorar, por ejemplo, que muchas veces nuestros rivales son personas buenas e inteligentes que simplemente no pensaron en los temas que nos importan a nosotros.

Así que pensemos muy bien antes de decir que otros son imbéciles o que “no los entendemos”.

Si decimos que “no entendemos cómo alguien puede comer animales” porque literalmente no entendemos a la otra persona, entonces no hay nada malo, simplemente debemos analizar más su psicología hasta entenderla.

Pero, en general, no usamos la expresión en ese sentido, sino en uno mucho mas “tóxico”. Decimos que “no entendemos cómo alguien puede comer animales” para demostrarle a nuestro grupo que estamos más allá de la otra persona y que somos superiores moralmente. Y eso quiere decir que:

  • Estamos siendo creídos y agresivos, del mismo modo que el físico misántropo.
  • Estamos ignorando cuán complicado puede ser el tema para quienes nunca pensaron en él.
  • Estamos fomentando el odio.
  • Estamos demostrando que quizás carecemos de imaginación y empatía a la hora de evaluar cómo se sienten otros.

Y nada de esto es bueno. Pero entiendo que la dinámica de grupos nos lleve a decir e insinuar cosas como estas.

Como activistas, nuestro rol es educar a personas que aún no entienden la importancia de proteger a los animales. Y para lograr eso, debemos comprender muy bien a las personas a las que queremos llegar. El odio y la falta de curiosidad respecto a cómo piensan otras personas juegan completamente en contra de nuestro objetivo.


Ya que estás aquí, deberías revisar y compartir los textos que escribí sobre activismo animal eficaz. Están basados en las mejores investigaciones de grupos como Animal Charity Evaluators y The Humane League, y en muchos estudios de psicología.

Si te interesa cómo funcionan los grupos, es muy recomendable que leas nuestra serie de textos sobre racionalidad grupal.

También deberías seguir nuestra página de Facebook.

Ver tambien:

Formando grupos fuertes

Si queremos formar grupos fuertes y activos de activistas, debemos tener bien en claro qué es lo que desean:

  •  Hacer actividades que avancen la causa por la cual trabajan.
  •  Sentirse importantes ganando reconocimiento social o estatus.
  •  Pasarla bien.

No todos los activistas quieren estas tres cosas en igual medida, y no es necesario que estén presentes las tres para que un activista esté comprometido. Pero sería de gran ayuda que los activistas lograsen esas tres cosas, y ese debería ser nuestro objetivo.

Todas las semanas, activistas abandonan su compromiso con los animales o abandonan grupos. Hay una escasez significativa de talentos, por eso es muy importante que apreciemos y conservemos a quienes nos ayudan a hacer difusión.

Los activistas dejan de asistir a las actividades de difusión porque no la pasan lo suficientemente bien o no se sienten importantes en el grupo. Voy a explicar formas mediante las cuales podemos cambiar esto.

 

Los activistas deben sentir que son importantes

Cada activista quiere ser útil y ser reconocido por ello. La mayoría tiene, en mayor o menor medida, la necesidad de ser héroes.

  • Prestemos atención al estado anímico de los activistas y hagamos lo posible por hacer que se sientan recibidos.
  • Si en una reunión un activista permanece inactivo por un buen tiempo, podemos preguntar ¿Y tú qué piensas, X? Al hacer esta pregunta estamos reconociendo que la otra persona existe y que su opinión nos interesa. Idealmente todos deberían hablar un poco.
  • Hagamos comentarios públicos en las redes sociales agradeciendo la ayuda de los activistas y etiquetándolos (pero antes preguntemos por mensaje privado si quieren ser etiquetados). Para muchos puede ser motivador que hablen en público del trabajo que hicieron.
  • Asignar títulos, roles o cargos puede ser muy útil. No solo facilita la delegación de ciertas tareas, sino que además le da una función clara a los miembros y hace que se sientan útiles al grupo de un modo único.
  • Podemos enviar mensajes privados a los activistas agradeciendo su asistencia, avisando cuáles serán las próximas actividades y pidiendo sugerencias.
  • Los activistas no quieren ser corregidos o humillados en público. Cuando sea un error pequeño, corrijamos a otra persona en privado. Si vamos a corregir a alguien en público, dejemos en claro que los errores son aceptables y comunes. Una buena forma de empezar una corrección es admitiendo que nosotros también estábamos equivocados respecto a ese tema y que la confusión es entendible.

En general, démosle importancia a otros y nunca hagamos que queden mal parados.

 

Los activistas deben pasarla bien

Además de asegurarnos que todos los activistas participen y sean apreciados, es importante tener en cuenta estos tres temas, que suelen ser ignorados.

Snacks

No existen las buenas reuniones de activistas sin comida. Se pueden preparar muffins, bizcochuelos u otras cosas.

Es extremadamente importante que recordemos esto: cada inversión que hacemos en comida para otros termina siendo recompensada con creces. Siempre. No seamos miserables en este aspecto. Ofrecer comida a los activistas:

  • Mantiene altos sus niveles de glucosa en la sangre, lo cual mejora su ánimo y su capacidad para pensar.
  • Hace que todos sean inmediatamente más agradables.
  • Hace que formen un lazo con nosotros y que quieran “devolver el favor” lo cual se traduce en un mejor desempeño en las actividades y mayor asistencia.
De Vita. Las facturas veganas son la clave para salvar el mundo.
De Vita. Las facturas veganas son la clave para salvar el mundo. O quizás solo estoy a favor de la comida rica, no lo sé.

Si preparas bizcochuelos o algo similar, por un costo muy bajo puedes ofrecerle comida a un grupo grande de personas, y todos pueden obtener esos beneficios positivos. Dado lo importante que es incrementar el porcentaje de activistas que permanecen comprometidos, diría que esta inversión siempre se justifica.

Porcentaje similar de hombres y mujeres

Hay dos motivos importantes por los cuales deberíamos apuntar a que nuestro grupo tenga el mismo porcentaje de hombres y mujeres:

  • Suelen contar con distintas habilidades, conocimientos, experiencias, perspectivas y formas de pensar. Esto es muy valioso a la hora de resolver problemas y obtener una imagen más clara de la realidad.
  • En las actividades de difusión en la calle, las mujeres pueden sentirse intimidadas por transeúntes. Lamentablemente, el acoso callejero es común. La simple presencia de algunos hombres en el grupo de difusión puede incrementar la seguridad de las activistas y reducir significativamente las instancias de acoso. Esto se traduce en un lenguaje corporal más abierto y confiado, lo cual mejora la actividad.

Desafía al grupo

Si el grupo establece una rutina rígida y no hay desafíos y metas, todo se estanca y se pierde el interés rápidamente.

  • Todos los activistas tienen que sentir que están formando parte de un proyecto que tiene el potencial de dejar una huella muy grande en la realidad.
  • Discutamos planes a futuro y grandes proyectos.
  • Procuremos ir aumentando constantemente el nivel, la rigurosidad y el impacto de lo que hacemos.
  • Hagamos nuevos tipos de actividades que pongan a prueba otras habilidades, así el activismo se ve más vinculado al desarrollo personal de los activistas como personas.
Elon Musk es un CEO increíblemente exitoso que desafía y motiva a sus equipos constantemente. Steve Jobs hacia lo mismo.
Elon Musk es un CEO increíblemente exitoso que desafía y motiva a sus equipos constantemente. Steve Jobs hacia lo mismo.

Todo esto nos garantiza que los activistas volverán una y otra vez para dar lo mejor de sí.

Usando estos consejos podemos incrementar la eficacia de los activistas, hacerlos felices y reforzar su compromiso.


Ya que estás aquí, deberías revisar y compartir los textos que escribí sobre activismo animal eficaz. Están basados en las mejores investigaciones de grupos como Animal Charity Evaluators y The Humane League, y en muchos estudios de psicología.

Si te interesa formar grupos fuertes, es muy recomendable que leas nuestra serie de textos sobre racionalidad grupal.

También deberías seguir nuestra página de Facebook.

Ver tambien:

Dos errores comunes de los activistas

Los activistas que hacen difusión en la calle suelen estar motivados por un gran deseo de ayudar a otros, unido a un deseo igualmente grande de encontrarse con personas que compartan sus valores. Los activistas se unen por la causa y por su necesidad de ser apreciados por otros. Y esto no tiene nada de malo, en principio.

Luego de repartir panfletos, la mayoría de los grupos se reúne a socializar. Esto puede ser muy bueno. Al socializar obtenemos, entre otras cosas…

  • Mayor motivación para seguir actuando por la causa.
  • Bienestar psicológico.
  • Más conocimiento sobre la causa a medida que progresan los debates sobre distintos temas.

Todo esto es muy valioso. Pero aquí también comienzan los problemas…

Costos innecesarios

Hace unos años, durante mi tiempo como un Thinker Bell, asistí a muchos eventos de difusión. Luego de cada evento, nos reuníamos en locales de comida y bares a hablar de varias cosas. Y si bien pienso que socializar es muy valioso, gastábamos al menos ocho veces más presupuesto en la recreación que en la actividad.

Es triste decirlo, pero repartíamos pequeños panfletos en blanco y negro y luego hacíamos un recorrido por varios bares y restaurantes. Y muchos grupos hacen esto. Es muy fácil olvidarnos de lo que realmente importa.

Si hubiéramos tomado una fracción del dinero de una salida, podríamos haber impreso panfletos a color para mejorar significativamente la difusión. Y peor aún, estas cosas no pasaban de vez en cuando, sino que las hacíamos todos los fines de semana.

Pero la solución no es cancelar las salidas sociales. Eso reduciría fuertemente la motivación de los activistas, y además uno no debe oponerse a la diversión. Sugiero que:

  • Evitemos los grandes gastos en salidas sociales al menos hasta que tengamos todo lo necesario para hacer buenas actividades de difusión.
  • Podemos minimizar los costos de las reuniones sociales, reuniéndonos en la casa de alguien en vez de un bar. También es muy bueno preparar comida en vez de encargarla.
  • Todo lo que se haya ahorrado puede ser donado por los activistas para imprimir panfletos, hacer carteles, organizar eventos u otras cosas.
  • Destinar un porcentaje fijo de nuestros ingresos a mejorar las actividades o a donar a organizaciones eficaces puede ser una estrategia excelente. El punto es asegurarnos de contribuir todos los meses a las causas que nos importan. Podemos fijar el porcentaje en un 5%, 10% o más, dependiendo de cuanto ganemos. Una vez que hayamos separado ese dinero, podemos invertir el resto del modo que queramos. Incluso en salidas costosas, si nos alcanza para ello.

Esta es una de las estrategias que más usamos los altruistas eficaces, ya que muchos queremos tomarnos ciertos lujos pero solo cuando hayamos priorizado el ayudar a otros.

En general, pensemos bien en cómo invertimos nuestro dinero y procuremos invertir más en las actividades. No dejemos que nuestra inclinación por socializar nos haga perder de vista nuestro objetivo de tener un impacto positivo en el mundo.

 

Emociones negativas

Los activistas tienden a enamorarse y a formar amistades fuertes. Si bien eso puede ser muy bueno, también tiene el potencial de arruinar todo.

No es raro que un activista vaya a un evento pensando más en otra persona que va a asistir que en la causa misma. Esto puede derivar en inseguridades, celos, rivalidades y otros problemas que terminan afectando a todo el grupo.

Los activistas que tengan un estado de ánimo inestable o negativo pueden afectar a todo el grupo. La persona negativa pone incómodos a los demás activistas, lo cual hace que sonrían menos y que adopten un lenguaje corporal defensivo. Esto aleja a las personas a las cuales queremos informar.

Alguien que se deje llevar demasiado por sus emociones puede terminar reduciendo significativamente el rendimiento de toda la actividad. Para evitar esto, sugiero que:

  • Seamos honestos con nosotros mismos y pensemos si estamos en condiciones de sumar algo a la actividad. Si nuestro estado de ánimo es muy negativo, lo mejor es que nos abstengamos de asistir y que busquemos ayuda. Podemos ver a esos mismos activistas en otro momento y recibir su apoyo sin entorpecer la actividad.
  • Pensemos en el futuro antes de comenzar una relación con otros activistas. ¿Estamos en control de nuestras emociones o acaso la relación puede afectar negativamente la difusión en el futuro? ¿Podemos manejar un rompimiento y priorizar el activismo o acaso haremos un desastre?
  • Si hay uno o más miembros del grupo hacia los cuales sentimos hostilidad, consideremos seriamente la idea de dejar de asistir a esas actividades y buscar otro grupo o construir uno por nuestra cuenta.
  • Si hay alguien que siempre trae un ánimo negativo y que es hostil o desubicado, el grupo tiene que estar listo para expulsarlo de las actividades. Sé que esto puede ser difícil, pero es necesario hacerlo para construir grupos que funcionen bien y puedan ayudar a otros.

 

En suma, procuremos invertir más dinero en las actividades y seamos muy conscientes del efecto que tienen nuestras emociones. Hacer esto será más fácil si nos acostumbramos a recordar que la prioridad siempre debe ser la causa que apoyamos.

Y ya que estás aquí, deberías revisar y compartir los textos que escribí sobre activismo animal eficaz. Están basados en las mejores investigaciones de grupos como Animal Charity Evaluators y The Humane League, y en muchos estudios de psicología. Hay textos sobre la utilidad de distintas intervenciones, el diseño de materiales de difusión efectivos, consejos sobre la formación de grupos y muchos temas más.

También deberías seguir nuestra página de Facebook. Voy a seguir escribiendo, y quiero que leas lo que tengo para decir.

Conoce a Thinker Bell, la activista más inteligente del mundo

Thinker Bell

Buenos Aires—Activistas por los derechos animales ya no saben qué hacer con Thinker Bell, una activista de 23 años que insiste en repartir panfletos todos los días a pesar de ser pésima en ello y de tener grandes habilidades como escritora, científica y programadora.

“Tiene al menos 175 puntos de coeficiente intelectual” dice la madre de Thinker Bell, Erica Bell. “Leyó Gödel, Escher, Bach: un eterno y grácil bucle a los cuatro años, y desde entonces no paró de estudiar ciencias y de hablar sobre racionalidad e inteligencia artificial…hasta que se hizo vegana”, agregó con gran tristeza.

“Podría dedicarme a investigar, contactar a figuras influyentes, hacer publicidades online, liderar organizaciones u otro tipo de cosas. Pero lo cierto es que para cambiar el mundo uno sí o sí debe salir a la calle” dijo Thinker Bell, quien decía “Go Vegan!” una y otra vez mientras la entrevistábamos.

“No hay nada más importante que repartir panfletos y sostener carteles” nos aseguró.

Todos los días, las granjas industriales dan muerte a miles de millones de animales a merced de Thinker Bell, quien es tan inteligente que podría cerrarlas a todas si alguna vez se sentara en el ordenador para hacer activismo virtual.

“Tiene cero carisma. Es realmente pésima repartiendo panfletos. Debería usar su inteligencia para cambiar el mundo desde el ordenador”, dijo Mónica Ramírez, quien agregó que Thinker Bell es “un ser realmente odioso e insoportable que vive desperdiciando sus talentos”.

Su frase favorita a la hora de encarar a un transeúnte es “veganismo o muerte. Tu elección. Tienes treinta segundos.”

“Thinker Bell es una mujer hermosa con un gran corazón” dice su amigo Esteban Chaves, y agrega “pero no tiene nada que hacer aquí”. Esteban piensa que Thinker Bell “es tan inteligente que podría acabar con todo el especismo del mundo en menos de cinco años si dejase de repartir panfletos de una maldita vez”. Su amigo siente una gran frustración al saber que es imposible convencerla de que no es necesario que salga a la calle para ayudar a los animales.

Desde 2012, Thinker Bell aparece en fotos de todas las actividades por los derechos animales de Argentina. Ella nunca se perdió una actividad y fue igual de insoportable en todas ellas.

“Es físicamente imposible estar en Córboba y Jujuy al mismo tiempo, pero las fotos de los eventos sugieren que hizo eso mismo” dijo la activista Eugenia Carballo.

“Creemos que inventó una forma avanzada de clonación o teletransportación simplemente para salir en las fotos de todas las actividades” dijo Erica Bell con una mezcla extraña de orgullo y desesperación, mientras nos contaba que Thinker Bell  pasó unos días en su habitación escribiendo números y símbolos en las paredes mientras decía “ACTI-VISMO, ACTI-VISMO, ACTI-VISMO!”

Thinker Bell pasa las horas de la noche escribiendo “Go Vegan!” por las paredes de Buenos Aires y usando el ordenador exclusivamente para criticar a personas que no son tan veganas como ella o para jugar al Pet Rescue Saga.


Repartir panfletos no tiene nada de malo. Según numerosos análisis y la opinión de expertos, es una de las actividades más eficaces.

La parodia no es para desprestigiar las actividades de calle, sino para remarcar cuán importante es que cada activista aproveche sus habilidades particulares lo máximo posible. Todos deberían explotar sus ventajas comparativas para incrementar su impacto.

Muchos nos acostumbramos a pensar que para hacer algo por otros hay que “repartir panfletos”, pero lo cierto es que esa no es la única forma de ayudar, ni la que mejor se adapta a las habilidades de todas las personas.

Tenemos que quitarnos de la cabeza la idea de que es necesario que todos salgamos a la calle.

Los activistas podemos:

  • Escribir y hacer difusión en diversos medios sobre estos temas.
  • Contactar a personas influyentes.
  • Diseñar aplicaciones útiles que contengan información importante para todos los veganos.
  • Ayudar a las organizaciones en distintas áreas, que pueden ir desde organización de eventos a manejo de redes sociales.
Y muchas cosas más.

Nuestra tarea como activistas es pensar cuáles de estas actividades se adaptan mejor a nuestras capacidades y dedicarnos principalmente a ellas.

Todos los animales –humanos y no humanos–necesitan que superemos la inercia que nos lleva a hacer actividades en las cuales no brillamos.

11666061_10206072761991015_4500172132138941025_n
Lisa Shapiro fue una activista por los animales que hizo que cientos de personas se comprometieran con la causa. Era tan buena y apasionada en lo que hacía que su legado ha inspirado a muchos activistas. Es excelente que personas como Lisa se dediquen a la difusión.

Cada altruista eficaz debería evaluar sus habilidades y elegir con base en eso. Podemos discutir estos temas junto a otros altruistas.

Si quieres ayudar a los animales eficazmente, te recomiendo la serie de textos sobre activismo animal eficaz.

Lee nuestro texto sobre el Altruismo Eficaz para saber más sobre cómo puedes ayudar a otros.

También deberías seguir nuestra página de Facebook.