Racionalidad Grupal (7): Prescripciones e ideas útiles

[Texto anterior: Racionalidad Grupal (6): Curiosidad]
Las siguientes ideas y consejos pueden incrementar sustancialmente nuestra racionalidad:

 

♦ Cada vez que nuestro cerebro genere una respuesta intuitiva, tomemos un momento para considerar lo opuesto y pensar todos los motivos por los cuales nuestra idea puede ser falsa. Es especialmente importante que hagamos esto cuando se trata de un problema serio.

 

♦ Julia Galef 1 Julia Galef, How to Change Your Mind. sugiere que en vez de concebirnos a nosotros mismos como “soldados en una guerra” tratemos de pensar como “exploradores”. Un explorador es curioso. Está concentrado en conocer el territorio y en hacer un mapa apropiado de la realidad.

Al adoptar la mentalidad de exploradores podemos reconocer anomalías y desventajas en nuestras propuestas más fácilmente. Deberíamos apuntar a esto si nuestro objetivo es recolectar evidencia y usarla para tener un efecto sobre el mundo.

 

♦ Que alguien ataque creencias que son obviamente falsas y no tribales (como la homeopatía o los horóscopos) no significa que esa persona sea racional. En todo caso, es un indicador de que quizás la persona intenta parecer racional.

Es muy fácil burlarse de pseudociencias o de creencias que la tribu no comparte para parecer racionalista y escéptico.

Estos son indicadores más precisos de racionalidad:

1) La persona hace cosas útiles eficientemente.

2) La persona es capaz de sostener y defender creencias que no son tribales.

3) La persona es capaz de cambiar de opinión.

 

♦ Anna Salamon 2 Anna Salamon, Humans are not automatically strategic. menciona algunos heurísticos útiles para cumplir con nuestros objetivos:

1) Preguntarnos qué queremos lograr.

2) Preguntarnos cómo podemos medir el progreso y darnos cuenta de la diferencia.

3) Ser curiosos acerca de la información que nos permitiría cumplir con nuestro objetivo y buscar esa información.

4) Probar sistemáticamente distintas conjeturas sobre cómo lograr nuestros objetivos, incluyendo métodos que no practicamos habitualmente, mientras llevamos la cuenta de cuáles funcionan y cuáles no.

En vez de hacer esto tendemos a actuar por hábito, realizando acciones que se sienten vagamente vinculadas con nuestro objetivo.

Las personas y los grupos racionales siempre se preguntan a sí mismos cuáles son las acciones que cumplen con sus objetivos del modo más eficiente posible.

 

♦ Analiza cualquier afirmación positiva sobre la gran idea. Piensa que cada afirmación debe ser justificada con evidencias.

 

♦ Muchas veces la otra persona no sabe presentar bien su posición y es fácil refutarla. Si realmente nos interesa la verdad, pensemos en fortalecer la posición de la persona con la que estamos debatiendo. Solo vamos a poder probar la fuerza de nuestra posición si tenemos en cuenta la mejor versión posible de los argumentos en contra.

Se llama “hombre de paja” a la falacia que consiste en empeorar los argumentos de la otra persona y ridiculizarlos, para luego poder destruirlos fácilmente. Alguien racional tiende a hacer exactamente lo opuesto: un “hombre de acero”. Para poder hacerlo, tenemos que ver al debate como una colaboración hacia la verdad, no como una lucha entre clanes.

 

Detenimiento motivado

Cuando aceptamos una idea rápidamente y nos negamos a buscar evidencia que la refute, decimos que estamos haciendo un detenimiento motivado.

Los humanos tendemos a dejar de investigar un tema cuando llegamos a una conclusión que nos parece cómoda. Nos duele considerar una tercera opción y leer evidencia que refute nuestras creencias.

Deberíamos sospechar que hay detenimiento motivado si una idea nos agrada mucho, la hicimos parte de nuestra personalidad y nunca investigamos opiniones contrarias.

Tenemos Google. Hay evidencia fácilmente accesible por doquier ¿Nos tomamos al menos unos minutos para revisarla? ¿Qué es lo que dicen los especialistas, los científicos, los filósofos, los médicos? ¿Están a favor de nuestra idea? ¿Obtenemos nuestros datos de una sola fuente o de varias?

¡Curiosidad!

A medida que adoptemos estas ideas y hábitos, vamos a tomar mejores decisiones. Esto incrementa nuestra capacidad para ayudar a otros.

 

Siguiente texto: Racionalidad Grupal (8): En contra de la conformidad

 

Ver también: Introducción a la ciencia de la racionalidad

Notas y referencias   [ + ]

1. Julia Galef, How to Change Your Mind.
2. Anna Salamon, Humans are not automatically strategic.