Racionalidad Grupal (2): La Gran idea y la política

1531884_1038851219473701_1161128412765050355_n

[Texto anterior: Racionalidad Grupal (1): Cultos, águilas y serpientes]

Los cultos tienden a estructurarse alrededor de una idea que genera muchas emociones y asociaciones positivas. Esta gran idea puede ser el Veganismo, el Comunismo, el Feminismo, la Racionalidad o cualquier otra.

La idea puede ser buena o mala. Pero independientemente de cuán excelente o útil sea la causa, el grupo que la defiende se puede transformar en un culto.

Cuando nuestra comunidad defiende una idea se activan las funciones y los mecanismos más tribales en nuestros cerebros. Nos identificamos con la posición de nuestro grupo y defendemos su gran idea a muerte. Apoyamos todo lo que esté a favor de la gran idea, sin importar cuán ridículo sea, y rechazamos todo lo negativo.

El motivo por el cual hacemos esto es bastante transparente si lo analizamos a la luz de la biología evolutiva: En el pasado, los humanos pertenecían a pequeñas tribus, y obedecer a la tribu era una cuestión de vida o muerte.

Ser excluido y quedar solo era una condena asegurada. Quienes desafiaron a la tribu corrieron muchos más riesgos y probablemente no pasaron copias de sus genes. Somos animales débiles con un tiempo de desarrollo muy largo. Dependemos completamente de otros.

En vista de cuán importante es pertenecer a un grupo para sobrevivir, no es para nada extraño que tendamos a ser muy irracionales con tal de quedar bien. Mentir, exagerar, decir y aceptar locuras e inventar historias; todas estas son conductas comunes que los humanos realizan con tal de seguir perteneciendo a un grupo.

Este es, en resumen, el motivo por el cual tenemos cerebros que tienden muy fuertemente a someterse a la influencia del grupo y a defender cualquiera de sus grandes ideas.

Los fanáticos piensan que la gran idea es absolutamente perfecta. Sin importar cuanta evidencia ofrezcamos de lo contrario, muchos de ellos no cederán. Quien reconoce un defecto en la idea puede ser visto como un traidor.

Pero en la realidad muchas cosas no son binarias. Es muy probable que la gran idea que apoyamos tenga puntos débiles o problemas.

El Veganismo es un ejemplo de una gran idea que une a varios grupos. Muchas personas dicen que es fácil ser Vegano. ¿Lo es?

El Veganismo implica para la mayoría:

  • Aislamiento, acoso, burlas y otras dificultades sociales.
  • Complicaciones con la alimentación, tanto para obtener alimentos variados y ricos como para comer afuera y satisfacer ciertos requerimientos nutricionales. Esto muchas veces trae problemas de salud. Se requiere suplementación de B12 y cumplir con los requerimientos de Zinc y Hierro se hace más complicado.
  • La carga de tener que investigar un montón de temas nuevos.
  • Un sentido mucho más claro de la cantidad de sufrimiento que hay en el mundo unido a una conciencia permanente del mismo, lo cual puede llevar a un gran daño psicológico.
  • Dificultades para conseguir trabajo y muchas cosas más.

 

Si el Veganismo fuese fácil las personas permanecerían Veganas, pero la enorme mayoría vuelve al vegetarianismo o incluso a comer carne 1 How Many Former Vegetarians and Vegans are There?..

El Veganismo es difícil, por eso la enorme mayoría lo deja.

No es necesario andar diciendo que el Veganismo es difícil, pero muchas organizaciones efectivas saben que lo es, incluso en países en los que es comparativamente más fácil ser vegano.

Los grupos más eficaces adoptan medidas para contener a los nuevos Veganos por medio de comunidades. El objetivo es contrarrestar el aplastante efecto de aislamiento social.

Lo primero que debemos hacer para lidiar con el hecho de que el Veganismo es difícil es reconocer que lo es, al menos para la enorme mayoría. Ocultar o distorsionar este hecho puede perjudicar mucho a los animales, ya que nos dificulta el entender y solucionar el problema. Y debemos solucionarlo.

Con este ejemplo podemos observar cómo la influencia de la tribu y de la gran idea puede poner trabas al cumplimiento del objetivo final, que es eliminar el estatus de propiedad que padecen los animales y garantizar su bienestar.

Decir que el Veganismo es fácil indica que quizás ya entramos en un estado mental en el cual vamos a decir cualquier cosa a favor de nuestra gran idea.

Es realmente peligroso si llegamos al punto en el que sentimos que está mal decir algo negativo sobre la gran idea. Significa que el afecto que sentimos por nuestra idea y por nuestra tribu es tan grande que no nos permite ver la realidad más obvia. Es un parásito mental.

Esa es una buena parte de la definición de un culto.

Y si una persona invirtió demasiado tiempo y energía en la gran idea se vuelve casi imposible convencerla de lo contrario, sin importar cuánta evidencia mostremos.

Cuando la profecía de una religión no se cumple en la fecha esperada, hay un grupo de personas que deja la religión y otro que se aferra a ella con más fuerza aún. Los fanáticos luego encuentran motivos para establecer la fecha de la profecía unos cuantos años en el futuro y vuelven a esperar. Esto pasó una y otra vez en la historia de la humanidad.

Cuando mostramos evidencia en contra de la gran idea de alguien, el fanatismo tiende a volverse más fuerte. Se genera una disonancia cognitiva. La persona se enfrenta a la posibilidad de que su idea sea falsa, pero en vez de aceptar eso se aferra más fuertemente a la idea. Como si la persona no fuese capaz de reconocer que invirtió gran parte de su vida en una mentira. Dejar de lado su idea sería dejar su identidad.

Como regla general, mientras más euforia y alegría nos da nuestra gran idea, mayor racionalidad vamos a necesitar para poder aceptar cualquier evidencia en su contra.

Por el heurístico de afecto 2 The Affect Heuristic in Judgments of Risks and Benefits., una vez que reconocemos que nuestra idea tiene componentes positivos nos tornamos más dispuestos a asumir y aceptar que tiene muchos otros.

Es posible responder positivamente a la evidencia y dejar de lado nuestras ideas más preciadas, pero requiere mucha racionalidad.

Eliezer Yudkowsky dice 3 Eliezer Yudkowsky, Policy Debates Should Not Appear One-Sided.:

La política es la extensión de la guerra por otros medios. Los argumentos son soldados. Una vez que sabes a qué lado perteneces, tienes que apoyar todos los argumentos de ese lado y atacar a todos los argumentos que favorecen al enemigo; de otro modo estarías apuñalando a tus soldados por la espalda – dándole ayuda al enemigo.

Pero la realidad es compleja. Nuestra gran idea seguramente tiene defectos y problemas. Puede ser que valga la pena apoyar la idea a pesar de sus consecuencias negativas, pero no deberíamos ignorar que las tiene. Reconocer las desventajas es lo que nos permite solucionar problemas y buscar mejores alternativas.

Muchas veces no hay soluciones perfectas. Tenemos que aceptar que nuestras elecciones tienen desventajas.

Que diga que el Veganismo no es fácil no significa que esté en contra del Veganismo. Significa que estoy viendo la realidad, reconociendo un problema y pensando en soluciones.

¿Acaso podemos dejar de ver a la política como una guerra? ¿Podemos ver la realidad honestamente, sin que la influencia de nuestra tribu distorsione el entendimiento de los hechos?

Espero que al menos algunos de nosotros puedan, ya que de eso depende todo el futuro de la humanidad y de los animales.

En vez de eso, estamos tan metidos en nuestros grupos que nos dedicamos a hablar bien de nosotros y a crear mentiras y estereotipos negativos de los enemigos. Todos somos Águilas y Serpientes.

El odio por el enemigo suele crecer en proporción al amor por nuestra propia tribu. Llega un punto en el cual vamos a hacer cualquier broma y a reírnos de cualquier defecto que le encontremos. No solo eso, sino que llegamos a pensar que nuestro enemigo es inherentemente estúpido y malvado. Que la estupidez que posee es una propiedad inalterable de su esencia. Sentimos que el enemigo está corrompido hasta su alma.

¿Acaso esa es una forma razonable y justa de pensar en nuestros enemigos? Vamos a ver eso. Pero primero comprendamos más sobre cómo somos…

 

Siguiente texto: Racionalidad Grupal (3): Experimentos de conformidad de Asch

 

Ver también: Introducción a la ciencia de la racionalidad

Notas y referencias   [ + ]