Activismo Animal (2): ¿Qué intervenciones son eficaces?

Small pig

[Texto anterior: Activismo Animal (1): Tenemos el deber de ser eficaces]

Estos textos contienen información vital para multiplicar el impacto de todos los activistas que defienden a los animales.

Para maximizar nuestro impacto tenemos que unir nuestra empatía con un enfoque científico sobre cómo ayudar a otros.

La información de estos textos está basada en muchos estudios y conocimientos sobre Psicología, Racionalidad y Sociología. Vamos a comenzar analizando cuáles son las actividades más eficaces.

Los activistas pueden realizar muchas intervenciones para ayudar a los animales. Pero no todas dan lo mismo. Algunas intervenciones son mucho más efectivas que otras. ¡Y muchas quizás son contraproducentes!

Para no cometer errores y salvar a la mayor cantidad de animales posible, tenemos que elegir bien los tipos de intervenciones que vamos a realizar.

Lo más importante a tener en cuenta es la relación entre el costo y la efectividad de una intervención. ¿Cuántos animales salva una intervención, y cuánto tiempo y dinero cuesta?

Aquí hay una lista de las intervenciones más prometedoras:

 

1) Repartir panfletos

Es una intervención barata, fácil de practicar, no requiere personal especializado ni demasiado tiempo. Su efectividad ha sido demostrada en múltiples estudios 1 Leafleting Outreach Study Analysis (Fall 2013). y es la intervención recomendada por Animal Charity Evaluators 2 Animal Charity Evaluators, Volunteering Advice..

Sin embargo, para que esta intervención sea efectiva es necesario que los panfletos sean de alta calidad.

Los activistas de organizaciones pequeñas suelen entregar panfletos que no están diseñados para persuadir al público. Tenemos que recordar que la gente no quiere leer lo que tenemos para decir, y no va a invertir esfuerzo en averiguarlo. Nuestro panfleto tiene que estar diseñado para capturar su atención.

Es importante aprender a construir materiales de difusión efectivos. Hay una sección sobre ello más adelante.

Si bien muchas personas a las que les entregamos un panfleto no se hacen veganas, es muy probable que reduzcan su consumo de carne y otros productos de origen animal. Los panfletos efectivos hacen que las personas empiecen a tomarse seriamente la cuestión del bienestar animal y preparan el terreno para que se comprometan con la causa en el futuro.

Según un estudio llevado adelante por The humane league, por cada 100 panfletos que repartimos, podemos salvar a 50 animales de una vida de sufrimiento 3 Humane League Labs, Report: Which Leaflet is More Effective?.. Quienes llevaron a cabo el estudio dicen que el estimativo es conservador y que el impacto positivo puede ser aún mayor.

Personalmente, pienso que el estimativo es optimista y que hace falta más investigación sobre los efectos de repartir panfletos. Pero incluso si la cantidad de animales que salvamos al repartir 100 panfletos no fuese 50, sino 5, aun así seguiría siendo una intervención preferible a muchas otras.

 

2) Pago por que veas

Los eventos de “Pago por que veas” consisten en mostrar un video a las personas, incentivándolas con algo de dinero. Los videos usualmente contienen escenas de la realidad de las granjas industriales.

No requiere demasiado tiempo ni personal especializado, pero puede costar más que repartir panfletos. Se requieren al menos 3 laptops para mostrar los videos y dinero para darles a las personas, además de algunos panfletos.

Hacen falta más investigaciones sobre la eficacia de esta actividad, pero la evidencia disponible indica que es bastante efectiva. Según un estudio, hasta un 58% de quienes vieron el video redujeron su consumo de productos de origen animal 4 A Year Later: The Effectiveness of FARM’s 10 Billon Lives on Warped Tour..

Estos resultados son muy alentadores pero necesitamos más información y estudios más rigurosos para poder tener mayor seguridad.

Es importante mencionar que muchas de las personas que acceden a ver el video terminan devolviendo o rechazando el dinero. Esto parece darse porque quienes ven el video comienzan a empatizar más con los animales y con los activistas que los defienden.

 

3) Publicidades Online

Las publicidades Online pueden conseguir muy buenos resultados 5 The Humane League – Facebook Ads Survey – Fall 2011.. Lo ideal es donar a una organización que ya esté haciendo publicidades y que se dedique a eso, como The Humane League 6 The Humane League. o Mercy For Animals 7 Mercy For Animals..

Según Animal Charity Evaluators, invertir 100 dólares en publicidades puede salvar a más de 700 animales 8 Animal Charity Evaluators, Online Ads Impact Calculation.. Personalmente creo que el impacto es menor, pero aun así es una intervención muy efectiva.

 

Intervenciones con un impacto dudoso

Cuando digo que estas intervenciones tienen un impacto dudoso, lo que quiero decir es que es muy probable que otras intervenciones salven a más animales.

Si nos interesa salvar a la mayor cantidad de animales, deberíamos hacer más de las otras intervenciones.

Aun así, hay muchos motivos por los cuales podemos llegar a hacer estas actividades.

 

1) Educación en escuelas

Esta intervención se trata de dar una clase sobre bienestar animal, la situación de los animales en las granjas y otros temas relacionados.

Intuitivamente, parecería que es una actividad efectiva. Sin embargo, no hay demasiada evidencia que indique que lo sea 9 Animal Charity Evaluators, Fall 2013 Humane Education Study Analysis.. En particular, probablemente sea una pérdida de tiempo el dar estas clases a personas menores de 18 años, ya que no tienen el poder de determinar su alimentación y siguen bajo la influencia directa de sus padres.

Pienso que esta intervención sería mucho más efectiva en un entorno universitario, pero aún falta más investigación al respecto.

 

2) Rescates individuales:

Es muy entendible que la empatía nos lleve a ayudar a los animales que están al frente nuestro, y esto puede ser bueno, ya que renueva nuestro compromiso con los animales y conserva nuestra capacidad para ser empáticos en el futuro.

Casi todos los activistas rescatamos animales, y nos da una sensación fantástica.

Muchos de los animales a los que salvamos se transforman en nuestros amigos y compañeros. Se siente maravilloso, tan bien como se sentiría el salvar a todo el mundo.

Pero que algo se sienta bien no significa que haya hecho demasiado bien. Y salvar a un animal no es salvar al mundo.

Estas intervenciones son excesivamente costosas en tiempo y otros recursos. Cuidar de un animal, alimentarlo y darle atención veterinaria puede costar cientos o miles de pesos, además de mucho tiempo. Las otras intervenciones que mencioné salvan a muchos más animales al atacar el especismo de raíz y disminuir el consumo de productos de origen animal en una cantidad significativa de personas.

Muchas de las personas que se dedican a rescatar animales son muy buenas, pero podrían tener un efecto mucho mayor si eligiesen dedicar más tiempo a otras prácticas.

Si queremos salvar a la mayor cantidad de animales posible, tenemos que combinar lo mejor de nuestra empatía con nuestra racionalidad. Y muchas veces la racionalidad nos indica que para cumplir con nuestros objetivos tenemos que tomar decisiones que son menos intuitivas.

El sufrimiento y la muerte de un animal puede ser una tragedia. Pero hay billones de tragedias sucediendo ahora mismo. Si estamos comprometidos con ayudar a los animales, es indispensable que elijamos las prácticas que ayuden más a todos, no solo a los que están cerca de nosotros.

Podemos rescatar animales, pero que no sea la única intervención que hacemos. En general, es más efectivo dedicar tiempo a las otras prácticas.

Los animales dependen de lo que hagamos. No seamos insensibles a las magnitudes.

Si aún así queremos dedicar todo nuestro tiempo y esfuerzo a rescatar animales, hay una forma en la que podemos sacar el mayor provecho de la situación y tener el mayor impacto posible.

Si contamos la historia de los animales que rescatamos por los medios, hablamos de las experiencias de los animales y de las nuestras, creamos imágenes en Facebook para compartir y mucho más, es posible que logremos convencer a muchas personas por medio de nuestras acciones. Falta investigación en lo que respecta a este punto, pero definitivamente parece posible.

Si la gente se entera de lo que hacemos por los animales y ven que les damos la misma consideración que le daríamos a un humano, podemos cambiar sus opiniones.

Rescatar animales y luego hablar sobre ellos puede ser una intervención eficaz, si la realizamos pensando en cómo expresarnos para convencer y persuadir a otros.

No ocultes tus actos caritativos. Al contrario, muéstralos. Da el ejemplo.

Todo esto se aplica también a los santuarios.

Quizás los santuarios puedan llegar a tener un gran grado de eficacia. Dando el ejemplo, compartiendo historias de animales y mostrando cómo son sus vidas a través de los medios, los santuarios pueden persuadir a muchas personas a reducir su consumo de animales y a tener tratos mucho más compasivos con ellos.

Dado que aún falta evidencia y que la efectividad de otras intervenciones ha sido demostrada múltiples veces, sigo pensando que hay formas más eficaces de ayudar a los animales, como repartir panfletos. Sin embargo, parece posible tener un santuario para animales eficaz si se hace una buena campaña mediática.

 

3) Protestas:

Animal rights_large

Las protestas son una actividad de difusión con un impacto increíblemente dudoso. Hay evidencia para afirmar que son buenas y que son malas.

Pueden instalar efectivamente el tema de los derechos animales en la sociedad y llamar la atención de los medios, así como también pueden generar rechazo hacia el movimiento y hacer ver a los activistas como personas insoportables.

En última instancia, creo que cualquier protesta que siga los criterios y consejos de psicología que voy a mencionar en estos textos va a tender hacia un impacto positivo. Las protestas que no sigan muchos de los consejos que voy a mencionar y cuyos miembros sean violentos y desorganizados pueden dañar la lucha por los derechos animales.

Si estamos organizando una protesta, recordemos una y otra vez que nuestro objetivo es persuadir a las personas del modo más efectivo posible a que cambien su alimentación y adopten una nueva ética. El objetivo de la protesta no es expresar nuestra indignación y nuestra frustración ante la situación que padecen los animales, sino producir cambios efectivos.

Es entendible que estemos muy alterados por el especismo. Ser un activista eficaz implica el aprender a controlar estas emociones para comunicarnos con el público del modo más eficaz posible, sin que nuestros sentimientos nos desborden y hagan que tratemos violentamente a las personas que queremos convencer.

 

Siguiente texto: Activismo Animal (3): ¿Qué temas deberíamos tratar y priorizar?

Notas y referencias   [ + ]