Introducción a la ciencia de la racionalidad

Thinking_Man

La ciencia cognitiva, la psicología experimental y la neurobiología nos permiten entender cómo funcionan nuestros cerebros. Tenemos el conocimiento científico necesario para perfeccionar el arte de tomar decisiones.

En ciencia cognitiva, por racionalidad entendemos:

  • Racionalidad epistémica: Formar ideas verdaderas. Hacer que nuestros modelos de la realidad reflejen la realidad misma. Reducir el efecto de los sesgos cognitivos que nos impiden conocer la verdad. Actualizar nuestras creencias apropiadamente en base a la evidencia que tenemos disponible.

 

  • Racionalidad instrumental: Cumplir nuestros objetivos del modo más eficiente posible, venciendo los hábitos negativos y evitando los sesgos cognitivos que empeoren nuestra capacidad para tomar decisiones.

Alguien racional refina los métodos que usa para conocer la verdad y busca la mejor forma de cumplir sus objetivos. En cierto sentido, se puede decir que la racionalidad se trata de tomar las mejores decisiones y de pensar correctamente sobre la realidad.

Pero los cerebros humanos no están hechos para la racionalidad. Son el producto de millones de años del proceso ciego de evolución, que optimizó los cerebros para resolver los problemas más básicos de la supervivencia y no para buscar la verdad.

Los humanos automáticamente empleamos métodos de pensamiento, llamados heurísticos, que generan soluciones rápidas a distintos problemas.
La desventaja de los heurísticos es que producen errores sistemáticos de razonamiento. Estos errores son llamados sesgos cognitivos, y hacen que conocer la realidad y tomar decisiones acertadas sea muy difícil.

La irracionalidad, el descontrol, la procrastinación y la ineficiencia general son lo más común. Pero mejorar es posible. Podemos conocer cómo pensamos y cuáles son los errores de razonamiento más comunes. Podemos prevenirlos y elegir el mejor plan de acción posible.

Ser racional no se trata de lamentarnos por ser más inteligentes que otros, ni de señalar falacias lógicas. Se trata de tomar las decisiones que mejor cumplen con nuestros objetivos y de pensar claramente.

Es posible que no estemos siendo racionales si fracasamos sistemáticamente en una tarea. Un agente racional se adapta a la realidad y busca soluciones.

Las emociones tampoco se oponen necesariamente a la racionalidad. De hecho, son importantes y pueden aportar información muy útil sobre un problema. Las personas más racionales que conozco son motivadas por sentimientos muy fuertes de altruismo, amor, compasión y entusiasmo.

Los racionalistas pueden ser humanos comprometidos con la realidad que buscan soluciones prácticas a problemas que les importan muy profundamente.

Si nos interesa intervenir en la realidad y ayudar a otros, tenemos que estar atentos para no cometer errores en el proceso de tomar decisiones. Algo muy difícil, teniendo en cuenta que hay varias decenas de sesgos cognitivos comunes 1 Wikipedia, List of cognitive biases..

 

¿Cuál es el efecto de los heurísticos?

Muchas personas piensan que:

  • Los accidentes de tránsito causan aproximadamente la misma cantidad de muertes que las enfermedades.
  • Los homicidios son más frecuentes que los suicidios.

Estas afirmaciones pueden parecer razonables, pero son muy falsas.

Cuando se hizo el estudio 2 On Judging the Frequency of Lethal Events., los suicidios eran el doble de frecuentes que los homicidios, y las enfermedades mataban 16 veces más que los accidentes de tránsito.

¿Qué es lo que está sucediendo?

Las personas juzgan la frecuencia y la probabilidad de un evento basándose en cuán fácilmente recuerdan instancias del mismo. Éste es el heurístico de la disponibilidad.

Juzgamos la frecuencia de un evento basándonos en cuán disponible está para nuestra mente.

Los heurísticos producen respuestas de modo rápido y económico. En este caso, pensar detenidamente en todos los datos relevantes para juzgar la frecuencia de un evento es lento y costoso.

Hace miles de años, la fluidez con la que uno podía traer instancias de un evento a su mente coincidía bastante con su frecuencia. Este heurístico funcionaba porque producía respuestas muy rápidas que eran lo suficientemente acertadas.

Pero ese mismo heurístico puede producir muchos errores en una época en la que la disponibilidad mental de un evento es alterada por lo que se reporta en los medios de comunicación o en internet.

Los asesinatos se reportan mucho más que los suicidios. Las muertes por accidentes de tráfico son mucho más vistosas y memorables que las enfermedades.

El heurístico de la disponibilidad afecta cómo evaluamos los riesgos existenciales. El evento “extinción de la humanidad” no está disponible para nuestros cerebros, ya que nunca nos extinguimos. Esto puede hacer que subestimemos cuan posible es nuestra extinción en el futuro.

Los únicos ejemplos que tenemos son de ciencia ficción, en los que se trata de contar una historia interesante. Es bastante probable que la historia de nuestra extinción no sea entretenida.

Pero nos cuesta evitar tomar a la ciencia ficción como referencia. Juzgamos que los escenarios en la ciencia ficción son improbables, y sacamos la conclusión de que nunca padeceremos una catástrofe terrible. O que, de padecerla, la humanidad formará un equipo organizado y arreglará las cosas, como en las películas.

¿Cómo lidiaríamos con catástrofes que realmente pueden suceder, como nanotecnología destructiva con capacidad de auto replicación? Si fuese una película, sería bastante mala. La muerte instantánea sin posibilidad de combate no es divertida.

Reducir el riesgo existencial es una de las tareas más importantes. Pero al ser susceptibles al heurístico de la disponibilidad y a muchos otros, no destinamos recursos para solucionar el problema.

Somos animales irracionales. Pero con la ciencia cognitiva de la racionalidad podemos tomar mejores decisiones.

 

Sustitución de preguntas

 

Frente a una pregunta como “¿cuán frecuente es un evento?” ya vimos que nuestro cerebro genera la respuesta a una pregunta diferente que es mucho más fácil de responder. Lo que nuestro cerebro responde es “¿Qué tan fácilmente puedo recordar este evento?”.

En vez de pensar en todos los motivos obvios por los cuales las enfermedades son una causa de muerte mucho mayor que los accidentes de tránsito, los cerebros recurren a imágenes memorables. Se muestran más accidentes letales que enfermedades en los noticieros, y basándose en ese dato los cerebros concluyen erróneamente que hay más accidentes que enfermedades letales.

La pregunta “¿Qué tan fácilmente puedo recordar este evento?” se puede responder rápidamente y sin demasiado esfuerzo. Es una pregunta heurística.

Nuestros cerebros automáticamente reemplazan la pregunta compleja por la pregunta heurística, que es más sencilla. Luego usan la respuesta a la pregunta sencilla para responder la pregunta compleja.

Lo preocupante es que por lo general no notamos la sustitución.

Este es el modo habitual en el que opera el cerebro. Es raro que pensemos en la verdadera pregunta. Lo que respondemos son preguntas heurísticas. Y no nos damos cuenta de eso 3 Wikipedia, Pensar rápido, pensar despacio..

Este es uno de los motivos por los cuales nos equivocamos y se producen los sesgos cognitivos.

Si alguien me hubiese preguntado hace un año ¿Crees que el MIRI 4 Machine Intelligence Research Institute. es efectivo a la hora de asegurarnos que una Súper-inteligencia artificial sea amigable? La primero que habría dicho es “¡sí!”.

¿Pero cómo se produce ese “sí”? La pregunta real es increíblemente compleja. No se puede responder tan rápido. Requiere meses de estudio y de análisis detenido.

Pero las preguntas heurísticas son más fáciles. En este caso, mi cerebro habría generado preguntas heurísticas tales como: “Yudkowsky y Muehlhauser están en el equipo del MIRI. ¿Me agradan?” y la respuesta habría sido “¡Sí! Son geniales”

El “sí” habría venido de la respuesta a la pregunta heurística. Pensar si el equipo del MIRI me agrada es mucho más fácil que pensar si el programa de investigación del MIRI tiene futuro. En este caso, la pregunta compleja se reemplaza por una relacionada con el afecto que siento hacia las personas del MIRI. Sería un caso de Heurístico de afecto.

Es así como los humanos logran respuestas rápidas a problemas complejos. Usualmente se equivocan. Pero entender los algoritmos que emplean nuestros cerebros para tomar decisiones nos pone en una mejor posición.

En el caso de la pregunta sobre el MIRI, si bien mi respuesta inmediata habría sido “¡sí!”, mis conocimientos sobre sesgos y heurísticos me hubiesen hecho dudar inmediatamente de esa respuesta. En particular, hubiese sospechado que el heurístico de afecto estaba en juego.

Para responder la pregunta sobre la efectividad del MIRI deberíamos ignorar nuestra primera intuición y estudiar el tema. En general, es bastante probable que lo primero que se le ocurra a nuestros cerebros sea erróneo. Por eso deberíamos tomarnos algo de tiempo y pensar mejor en nuestras respuestas, sobre todo cuando se trata de un tema importante.

 

¿Por qué importa ser más racionales?

 

Las formas más intuitivas y automáticas en las que operan nuestros cerebros generan errores sistemáticos.

El heurístico de la disponibilidad, por ejemplo, produce estimativos errados de la probabilidad y la frecuencia de un evento. Esto hace que subestimemos la importancia de ciertos problemas y sobreestimemos la importancia de otros.

El heurístico de afecto hace que pensemos que una organización será exitosa, simplemente porque nos agradan las personas que trabajan en ella.

O que pensemos que a una empresa le irá muy bien, simplemente porque nos gusta su producto.

O que asumamos que es muy urgente y efectivo donar plata a una caridad que usa fotos de niños pobres o animales. Algo que habla más del marketing que de la efectividad real de esa caridad. Hay caridades muy efectivas con mal marketing y caridades pésimas con muy buen marketing.

La consecuencia de los heurísticos es que terminamos invirtiendo nuestros recursos de modos altamente ineficientes. Lo cual lleva a toda clase de pérdidas. Incluso a muertes.

Por cada persona que muere de ALS, hay más de diez que mueren de diabetes 5 Vox, The truth about the ice bucket challenge: Viral memes shouldn’t dictate our charitable giving.. Sin embargo, el ALS recibió muchísimo más financiamiento. Gracias al Ice Bucket Challenge, se hablaba mucho más del ALS. Era más fácil recordarlo. Estaba más disponible.

Si vamos a donar o a tomar decisiones altruistas, lo ideal sería que lo que determine nuestras acciones sea la frecuencia real de los eventos y un estimativo de cuál es su prioridad. ¿Hicimos un análisis consciente y llegamos a la conclusión de que donar al ALS Association es la intervención más efectiva posible? ¿Acaso el ALS Association 6 ALS Association. puede usar nuestro dinero para salvar más vidas y reducir más sufrimiento que Against Malaria Foundation 7 Against Malaria Foundation.?

Si queremos hacer el mayor bien posible, es importante pensar en cómo maximizar nuestro impacto y solucionar los problemas más urgentes. Las buenas intenciones están muy bien, pero claramente no son suficientes si queremos mejorar el mundo y hacer una gran diferencia.

Como podemos ver, ser irracionales es un asunto de vida o muerte. Cada vez que tomamos malas decisiones a la hora de ser altruistas, mueren personas y animales que se podrían haber salvado.

Hay muchísimos heurísticos y sesgos que intervienen en la toma de decisiones altruistas.

Si realmente queremos cambiar el mundo, necesitamos racionalidad para triunfar.

La racionalidad nos permite entender el mundo y cumplir nuestros objetivos. También nos permite entender cómo funcionan nuestros cerebros y como usarlos del mejor modo posible.

Podemos usar la racionalidad para potenciar nuestro altruismo y hacerlo lo más eficaz posible. La racionalidad puede salvar vidas.

Si te interesa leer técnicas útiles para incrementar la racionalidad recomiendo los artículos:

Estos artículos son parte de una serie de textos sobre racionalidad grupal. Estudiar el tema es vital para formar comunidades que puedan mejorar el mundo eficazmente. Si querés leer la serie sobre racionalidad grupal desde el principio, hace click aquí:

Notas y referencias   [ + ]