Altruismo Eficaz

Estamos orgullosos de ser parte del nuevo movimiento llamado altruismo eficaz. El altruismo eficaz ha sido discutido en otros lugares (véanse la charla TED de Peter Singer y el artículo de Wikipedia); esta entrada desarrolla nuestra opinión sobre lo que este movimiento es y no es.

¿Qué es el altruismo eficaz?

Para nosotros, el altruismo eficaz consiste en tratar de hacer el mayor bien posible con cada dólar y cada hora que tenemos. Es una manera de pensar la moral que insiste en maximizar el bien logrado y no meramente en satisfacer una serie de reglas y directrices. Para nosotros, ésto implica:

 

  • Concentrarse en la manera en que nuestras acciones pueden afectar el mundo, más que en el modo en que nos afectan a nosotros y a nuestros sentimientos. El altruismo eficaz es consistente con la idea de que donar también beneficia a quien dona, pero no es consistente con hacer de ello el principal fin de la donación. Los altruistas eficaces a menudo se enorgullecen de su predisposición a donar (ya sea tiempo o dinero) sobre la base de argumentos que podrían parecer demasiado intelectuales o abstractos, y de su reticencia a hacer donaciones subóptimas incluso cuando existen argumentos persuasivos emocionalmente. El objetivo principal es ayudar a los demás, no sentirse bien uno mismo. (Ésto no significa que los altruistas eficaces no tengan pasión por lo que hacen ni que sean incapaces de experimentar emociones; significa que tener esa pasión y experimentar esas emociones es una consecuencia de concentrarse en el impacto.)

 

  • Estar abierto a trabajar en cualquier causa, en lugar de comprometerse con una causa por adelantado sobre la base de intereses personales preexistentes. La selección estratégica de causas está basada en la noción de que trabajar en algunas causas puede tener un impacto mucho mayor que trabajar en otras.

 

  • Considerar que todas las creencias están sujetas a revisión, y que por esa razón merecen someterse al debate y al análisis. Los altruistas eficaces investigan y discuten una amplia gama de temas, desde estimaciones sobre cómo mejorar las  condiciones de vida lo máximo posible por dólar gastado hasta la manera en que esas estimaciones deben utilizarse, qué cuenta como una vida o si es mejor donar ahora o en el futuro (y muchos otros temas más).

 

  • Estar abiertos a enfoques no convencionales sobre cómo hacer el bien. Por ejemplo, los altruistas eficaces a menudo optan por dedicarse a actividades con fines de lucro, tal vez porque ganan dinero para donar y tal vez porque creen que estas actividades son en sí mismas maneras prometedoras de mejorar el mundo. Trabajar para el sector privado no es algo típicamente asociado al altruismo, pero para los altruistas eficaces puede ser una opción seria.

 

  • Emplear los propios recursos de investigación de forma eficiente. Nunca tendremos toda la información necesaria para tomar decisiones óptimas a ciencia cierta. El altruismo eficaz implica concentrar nuestros debates, análisis e investigación en cuestiones que darán frutos tangibles en términos de informar nuestras decisiones sobre cómo hacer el bien.

Los distintos grupos que forman parte de este movimiento tienen posturas diferentes sobre lo que esto implica.  Algunos creen que es importante concentrarse en cuestiones filosóficas (como la pregunta “¿debemos asignar igual valor a facilitar un nacimiento que a evitar una muerte?”) que parecen en cierto sentido “fundamentales” y sumamente relevantes para determinar a qué resultados deberíamos aspirar. Nuestra opinión es diferente: creemos que investigar estas cuestiones, al margen de la importancia que puedan tener, por lo general no redunda en un progreso tangible. Por esa razón, preferimos concentrar nuestros recursos en cuestiones que combinan “importancia” con “potencial para mayor investigación”.

 

El altruismo eficaz es inusual y controvertido

A muchos lectores de este blog les podrá parecer evidente que los rasgos enumerados en la sección precedente son valiosos.  Pero no creemos que ésta sea una valoración compartida por la mayoría de la gente.

Cuando desde GiveWell y Good Ventures exploramos en qué causas deberíamos involucrarnos, el consejo que recibimos con mayor frecuencia fue el de “elegir lo que te apasiona”.  Al expresar nuestra preferencia por la “selección estratégica de causas” —elegir las causas sobre la base de cómo lograr el mayor bien posible— nos topamos con una gran resistencia y escepticismo.  Es común para la gente enfatizar la importancia de “empezar desde el corazón” y temer que nuestro compromiso con una causa no sea genuino (ni sea robusto) si proviene de una decisión estratégica basada en el análisis.

Estas inquietudes recuerdan la reacción de David Brooks a la idea de “ganar para donar”:

Una persona que elige una profesión que no despierta su pasión para promover un bien abstracto y lejano podría terminar volviéndose alguien que valora lo distante por sobre lo cercano. Esta persona podría convertirse en uno de esos hombres o mujeres que aman a la humanidad en general pero no a los seres humanos particulares que habitan en su entorno… En lugar de concebirse a sí misma como una persona inserta en una comunidad particular, podría terminar como alguien que contempla con frialdad a la humanidad a la manera de un dios indiferente.

…cuando la mayoría de las personas eligen dónde pasar sus vacaciones, no quieren solo un lugar que sea útil externamente. Quieren un lugar que vayan a disfrutar y que los haga mejores personas. Quieren encontrar ese lugar donde, en palabras del novelista Frederick Buechner, “la profunda alegría de uno se encuentra con la profunda hambre del mundo.”

Considero que estas objeciones resultan de un malentendido sobre el altruismo eficaz. El altruismo eficaz no es una alternativa a tener intereses y pasiones personales; el altruismo eficaz es un interés y una pasión personal. 1 Este ensayo fue publicado originalmente en inglés con el título Effective altruism.

Ver también:

Notas y referencias   [ + ]

1. Este ensayo fue publicado originalmente en inglés con el título Effective altruism.